Sorbete de limón

Cómo hacer un rico sorbete

Sorbete de limón especial

Normalmente cuando pensamos en un sorbete de limón pensamos en poner todos los ingredientes en un recipiente, mezclarlos, echar hielo y ya está, pero hay muchas otras formas de preparar esta deliciosa bebida como la que os vamos a ofrecer en esta entrada, con una forma completamente diferente de preparar esta bebida y con la que seguro que sorprenderéis a todos vuestros familiares o amigos.

Ingredientes

Para la elaboración de este sorbete de limón especial se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de zumo de limón recién exprimido.
  • 1 1/2 taza de azúcar.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 cáscara de limón cortada en cuadraditos.
  • Varias filigranas de cáscara de limón para adornar.
  • 1 taza de agua mineral con gas.

Modo de elaboración

Lo primero que debemos hacer es poner una cazuela a fuego medio e incorporar la cáscara de limón cortada en cuadraditos, el agua y el azúcar. Todo esto lo llevaremos a ebullición y cuando haya hervido bien lo bajaremos a fuego mínimo y dejaremos que siga haciéndose durante unos 5 minutos. Retiraremos del fuego y dejaremos que enfríe.

Sorbete de limón especial

Por otro lado, en una jarra o recipiente mezclaremos el zumo de limón con la cáscara, el preparado que acabamos de hacer y el agua mineral y lo removeremos para que se mezclen bien los sabores, pero con cuidado de no hacerlo muy fuerte para que no se pierdan las burbujas, que es algo que le da el toquen a esta bebida.

Para que los sabores se integren a la perfección tendremos que meter el recipiente en la nevera y dejar que se enfríe durante unas cuatro o cinco horas. Antes de servir debemos elegir unas buenas copas y cubitos de hielo macizos, podemos adornar también o con unas hojas de menta partidas, para que den su propio sabor o incluso una ramita de romero, las cuales le darán un sabor muy original.

Consejos

Si queremos un sabor mucho más intenso, podemos cambiar los limones por limas verdes, pero en este caso tendremos que controlar la cantidad para que no resulte demasiado ácido.

Para decorar las copas, lo que podemos hacer es poner en un plato un puñado de azúcar, blanco o moreno, como queramos, y en otro un poco de agua. Pondremos el bocal de la copa en el agua y después lo pondremos en el plato de azúcar, quedará muy decorativo y ayudará a rebajar el sabor ácido con cada trago.